Lisboa

La lengua portuguesa inventó la palabra circunnavegar, luego de que desde Lisboa salieron barcos que llegaron a África, India, China, Japón y América, de cada país que se visitaba traían algo de vuelta, un crisol de culturas, puerto del mundo y capital de un imperio. 

Pero Lisboa es aún más antigua, dispersa por la cuidad hay restos desde la edad de piedra, indicios fenicios y del imperio romano, desarrollo urbano y arquitectónico ligado a la ocupación árabe, influencia española, comida de africa, artes marciales, afrobeat: todo. La complejidad sonora su lenguaje recoge esta historia.

Con el temor de una posible invasión por Napoleón desde Lisboa zarparon 15 000 Portugueses a Brasil en un viaje de tres meses para mover la corona a una colonia segura, entre otras anécdotas la reina Maria y su corte mandaban a lavar la ropa de vuelta a Lisboa. Un pueblo de navegantes y migraciones, Lisboa: el puerto principal. Se dice que Portugal descubrió al mundo, pero el mundo olvidó a Portugal.